Tu vagina también cumple años y envejece: descubre cómo cambia con el paso del tiempo

0
00032EE

Más de una vez habrás escuchado a la gente mayor decir, ‘los años no vienen solos’. Y es que con el paso del tiempo vamos cambiando y también lo hacen las partes de nuestro cuerpo. Tu vagina no está exenta: seguro has notado que ya no es la misma ahora que en tu adolescencia, ¿cierto?
¡Descubre cómo va cambiando con los años!
Jóvenes veinte
Dejaste atrás la pubertad y tus órganos han alcanzado un tamaño adulto. Sin embargo, los labios mayores que encierran a tus partes íntimas podrían verse más delgados. ¿Por qué? A medida que envejecemos, la grasa subcutánea, incluyendo la de los genitales, tiene a disminuir, según se explica en una guía creada por la revista Women’s Health y el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos.
Los treinta, ¿la flor de la edad?
Los cambios hormonales causados por el embarazo o por el envejecimiento pueden hacer que los labios “internos” que rodean el clítoris y la abertura de la vagina, se oscurezcan, como señala la guía mencionada.
Mujer de las cuatro décadas
Los niveles cambiantes de hormonas, especialmente de estrógeno, durante la transición a la menopausia, producen cambios en la vagina y los genitales femeninos externos (vulva).
Durante la perimenopausia, la disminución dicha hormona puede causar que los tejidos de la vulva y el revestimiento de la vagina se vuelvan más finos, secos y menos elásticos o flexibles. Además, las secreciones vaginales se reducen, por lo que también disminuye la lubricación, indica la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés).
Cincuenta años de experiencia
Cuando una mujer no tiene actividad sexual periódicamente después de la menopausia, la vagina puede llegar a acortarse y estrecharse. Entonces, cuando quieras tener relaciones sexuales, es posible que padezcas dolor, incluso si utilizas un lubricante, informa la NAMS.
Igualmente, algunos dicen que la vagina se vuelve más estrecha cuando se tiene poco sexo sin importar la edad, pero esto no necesariamente sería cierto.
Por eso, tener actividad sexual vaginal regular tras la menopausia ayudaría a mantener los tejidos vaginales espesos y húmedos y a conservar la longitud y anchura de la vagina. En consecuencia, a tener una vida sexual placentera.
Si tienes dudas acerca de los cambios en tu vagina, consulta con un especialista de la salud.

 

RECOMENDADO